Heurich Classics aplica ingeniería inversa sobre el Dodge Viper de carrera

Dentro del mundo del tuning, podemos decir que muchas veces, los coches son modificados para que se asemejen a los de carrera. Pero en esta ocasión, la compañía teutona Heurich Classics, empresa que se especializa en el mantenimiento, reparación y optimización de los coches antiguos y clásicos, ha puesto sus manos sobre un Dodge Viper GTS-R de carrera para transformarlo en un coche de calle, mediante mínimos cambios sobre el modelo que se destaca por su exagerado capót y una cabina montada casi sobre el eje trasero.

Luego de haber adquirido un Zakspeed Dodge Viper GTS-R en el 2010, el propietario actual del modelo de 1998 se dirigió a Heurich Clásicos con un par de solicitudes fundamentales: reconstruir el aspecto externo del Viper GTS-R Hasseroder que en alguna vez ganó la carrera de resistencia de las 24 horas de Nürburgring en 1999 y a la vez lograr adaptarlo al uso permitido en las calles alemanas.

Para esto primeramente se trabajó en la eliminación, sustitución, adición o modificación de ciertos componentes del modelo de carrera para que pueda alcanzar la condición legal en Europa.

También se quitó el difusor trasero, se reemplazó el sistema de frenos, se añadió un freno de mano, se aumentó del ángulo de dirección, se agregó el asiento del pasajero y se hizo una renovación completa del sistema eléctrico, además de agregar neumáticos deportivos regulares.

Actualmente el este Viper es impulsado por un motor V8 de 6.2 litros que presenta un rendimiento de 600 caballos de potencia y se encuentra acoplado a una caja manual de seis velocidades de la marca Tremec.

Por último y no menos importante, la empresa alemana le devuelve su aspecto original pintando la carrocería del modelo de los mismos colores que aquel que triunfara a fines de la década del noventa.


Deja un comentario

Connect with Facebook